Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
La Canasta, mercado orgánico local a un solo clic

La Canasta, mercado orgánico local a un solo clic

La Canasta es una plataforma web que ofrece a los bogotanos la oportunidad de recibir a domicilio un mercado sorpresa con productos agroecológicos cosechados por agricultores locales.Leer más

«La canasta no es solamente un mercado y no es solamente una iniciativa para comercializar. Es un proyecto para promover la agricultura sostenible, responsable y amigable con el medio ambiente y con las personas y un proyecto para promover el consumo consciente», afirma Karen Langton, cofundadora del proyecto, a Young Marketing.

La Canasta es un mercado que se distribuye todos los miércoles en Bogotá y que cualquier residente de la ciudad puede pedir desde su computador. En cada canasta, vienen entre 13 y 17 productos que han sido cultivados por un grupo de 35 familias agricultoras ubicadas en municipios cercanos (Vianí, Subachoque y Silvania principalmente). La provisión consta de frutas, verduras y tubérculos que suman entre 8 y 10 kilos y que varían según las temporadas de cosecha.

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/store/catalogo-de-productos/op-canasta3/

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/store/catalogo-de-productos/op-canasta3/

Su costo oscila entre los $32.400 y $54.000 pesos según su tamaño: las canastas pequeñas están pensadas para abastecer familias de dos personas y las grandes para cuatro.

Adicionalmente, los clientes pueden pedir junto con su canasta una variedad de productos adicionales que incluyen alimentos como quinua, café, miel, pan artesanal, queso de yogourt, huevos y arroz, todos producidos de forma natural y orgánica.

Cada envío viene acompañado de un texto corto que le contará al cliente el origen de los productos que recibe, incluidas historias sobre los campesinos, los procesos de producción y en algunos casos recetas.

Lea también: un mercado virtual para conectar granjeros con restaurantes

La plataforma

Langton afirma que de una base de datos de aproximadamente 2.000 clientes que han comprado por lo menos una vez, semanalmente reciben un promedio de 100 pedidos.

la-canasta.org ofrece diversas modalidades de compra. El cliente puede elegir entre matricularse, hacer pedidos esporádicos o crear núcleos de consumo.

Al matricularse, se hace un acuerdo para recibir el mercado con una periodicidad fija durante un tiempo establecido: La Canasta puede ser enviada de forma semanal, quincenal o mensual, durante 1, 3 o 12 meses, según prefiera el usuario. Esta modalidad de compra sirve como punto de referencia para que los campesinos puedan llevar un control sobre la cantidad de producto que deben cosechar y evitar así sobreproducción y pérdidas.

Para hacer pedidos esporádicos, las personas simplemente deben crear una cuenta y hacer sus pedidos cuando lo deseen.

Los núcleos de consumo son la última modalidad de compra. Este servicio está disponible para los matriculados, quienes podrán agruparse para hacer un solo pedido e internamente realizar la distribución de sus canastas, así se reducen los gastos en transporte.

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/wp-content/uploads/2012/10/La-Canasta-2235.jpg

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/wp-content/uploads/2012/10/La-Canasta-2235.jpg

Pensando en los productores

La Canasta no solo permite acercar al campesino local con el ciudadano, sino que además busca rescatar técnicas tradicionales de cultivo, que se habían visto desplazadas por la necesidad de producción masiva para vender a los mercados de grandes superficies, y ayudar a desarrollar un espíritu emprendedor en el campesinado.

Los productores cuentan con apoyo en la producción y comercialización de sus productos a cambio de comprometerse a cultivar alimentos de un modo que respete las prácticas de la organización. Todas las ganancias de La Canasta son reinvertidas en cursos de capacitación para optimizar la explotación sostenible de la tierra y herramientas para mejorar la infraestructura con la que operan  los agricultores.

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/wp-content/uploads/2012/10/laCanasta-tablas2.png

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/wp-content/uploads/2012/10/laCanasta-tablas2.png

Consumo responsable

La Fundación Red Agroecológica La Canasta, creada hace más de tres años, busca promover el consumo responsable, cuidando de la tierra y dando precios justos para que tanto campesinos como consumidores se vean beneficiados.

Por ello, su prioridad es impulsar una producción agraria local que respete el equilibrio de la naturaleza; facilitar el acceso a un mercado que apoye a los pequeños productores; responder a la demanda existente de productos frescos y saludables, cosechados sin químicos y con agua limpia; y asegurar la sostenibilidad en el ciclo agroalimentario.

El futuro

La Canasta es una iniciativa que ya lleva dos años en el mercado y a largo plazo busca ser un proyecto que esté disponible en otras ciudades del país. Sin embargo, es un camino largo el que queda por recorrer, pues el proceso de educación al ciudadano lleva tiempo.

«Ser coherente y ser un consumidor consciente y responsable implica unos cambios en los hábitos de consumo que toman un tiempo para que la gente tome realmente la decisión de hacerlo», afirma Langton.

Es necesario educar a las personas sobre la importancia de apoyar al campo y de respetar los procesos naturales de producción agrícola, en vez de consumir los mismos productos todo el año, que fuerzan su cosecha con sustancias químicas y que perjudican en últimas al consumidor.

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/ (captura de pantalla)

Fuente Imagen: http://la-canasta.org/ (captura de pantalla)

 

Juliana Price Albornoz
    Creo en la interacción humana como principio fundamental para existir. Hoy la web nos invita a participar y agruparnos construyendo espacios colaborativos para crear un mundo mejor. Si bien pertenezco a la era digital, me apasiona descubrir todos los días que la imaginación es un recurso inagotable que permite el desarrollo de ideas sorprendentes.