Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Quidmi: un diario para co-crear historias online.

Quidmi: un diario para co-crear historias online.

Todos tenemos historias que contar, y muchas de esas historias no dependen sólo de un individuo. Quidmi permite que varios escriban el mismo cuento.Leer más

Nuestra gran promesa y desafío es brindar a la gente la posibilidad de unir la tecnología con la emocionalidad de la vida cotidiana. De esta manera, cada usuario es parte de la creación de otro, formando un legado de experiencias destinadas a ser compartidas”.

- Carlos Marín, co-fundador de Quidmi

Esta plataforma, creada por los chilenos Miguel Ángel Laplagne y Carlos Marín Dupré y patrocinado por Austral Incuba (incubadora de negocios de la Universidad Austral de Chile), funciona como una bitácora digital en la que se puede almacenar texto y multimedia y facilita la co-creación de historias impulsada por las personas para las que ciertos eventos son importantes en sus vidas. Los usuarios crean “quids” en los que pueden anclar a sus amigos para que ellos intervengan en el proceso de creación sin importar la distancia a la que se encuentren.

Quidmi  es gratuita e inició como una aplicación para iPhone pero consta también con una página web para complementar el proceso de creación. El número de participantes en el proceso de creación es ilimitado: todos los que hayan intervenido o tengan algo que decir en una historia pueden hacerlo, siempre y cuando hagan parte de la comunidad de co-creadores de la plataforma, ya que los “quids” son exclusivos para ellos.

¿Cuál podría ser el alcance de Quidmi más allá del uso personal? Las bitácoras son privadas pero es posible compartirlas por Facebook y Twitter. El hecho de que sólo puedan ser construidas por personas de la comunidad puede convertirse en una oportunidad para marcas, eventos, startups e incluso campañas de expectativa o transmedia que busquen afianzar relaciones con sus consumidores más activos quienes, por medio de esta interacción, pasan a ser prosumidores. Más que una limitación, el que los “quids” lleguen a  comunidades limitadas puede tomarse como una ventaja y no como algo negativo, teniendo en cuenta que los consumidores quieren experiencias cada vez más personalizadas por parte de las marcas.

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.