Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
[Editorial] ¡Ya viene el social commerce! ¿Están preparados?

[Editorial] ¡Prepárese para la llegada del social commerce!

La constante transformación de las redes sociales nos ha dejado ver que más temprano que tarde estas plataformas se convertirán en espacios para el desarrollo y la evolución del E-commerce. ¿Pero están las marcas en Latinoamérica preparadas para el cambio?.Leer más

Las redes sociales cambiaron la forma en la que las personas se comunican, interactúan y adquieren conocimiento. Pero verlas convertidas en el nuevo terreno para el crecimiento del E-commerce, por más que ya sea una realidad, aún es un proceso en construcción.

Como vimos en el especial de tendencias 2015, en el último año fuimos testigos de algunos experimentos como el botón ‘Click-to-play’ en Facebook o el ‘Buy now’ en Twitter que le permitirán a las PYMES y a las grandes empresas comercializar sus productos con un componente más social e interactivo.

Descargue aquí nuestro especial de Tendencias 2015

A su vez, también se han presentado proyectos que han logrado incluir exitosamente el factor comercial en algunas plataformas sociales y que han causado un gran impacto en el mundo digital, tales como los «Shoppable videos» de Unilever y su marca Tresemmé, una serie de videotutoriales de maquillaje y cuidado personal en su canal de Youtube, en donde además de aprender a utilizar los productos, los visitantes también tienen la posibilidad de comprar dichos artículos mientras ven el contenido; o «Snapchash» una característica de Snapchat para hacer transferencias de dinero a través de la aplicación.

Canal de Youtube de Tresemmé

Canal de Youtube de Tresemmé

Esto nos muestra un panorama sobre la gradual instalación de desarrollos para el E-commerce en las plataformas de interacción social y la constante inclusión de tácticas enfocadas en generar ventas directas desde los perfiles sociales de las marcas, lo que nos lleva a pensar que pronto las compañías tendrán la oportunidad de innovar o por lo menos ponerse al corriente en temas de comercio electrónico y ventas online. Sin embargo, que dicha oportunidad se presente no quiere decir que sea bien aprovechada por las organizaciones, pues muchas de éstas, sobre todo en el contexto latinoamericano, está atrasadas en materia de comercio electrónico.

¿Entonces es posible que esta tendencia disminuya la brecha entre las marcas más experimentadas en comercio electrónico y las que apenas están dando sus primeros pasos en esta nueva forma de comercio? ¿Y qué se necesita para que el «Social Commerce» empiece a desarrollarse en esta parte del mundo?

Por un lado, la llegada de esta tendencia podrá ahorrarle años de desarrollo de plataformas y páginas web a las compañías y a las PYMES, convirtiéndose en un gran impulso para que éstas se pongan al corriente, pues no tendrán que pagar por un espacio propio, ni invertir en pauta digital para atraer tráfico a un nuevo web site; más bien podrán explotar una comunidad de miles de seguidores cosechados durante varios años para abrir otras canales de ventas, aumentar sus ganancias y además crear otras maneras de estar más cerca de sus consumidores.

Ahora ¿las marcas están preparadas para aprovechar la oportunidad?. Pues la verdad es que aún no lo están, porque sí bien es el momento perfecto para tomar un ‘atajo’ y recuperar el tiempo perdido en cuanto a esta nueva forma de comercializar productos, no hay que olvidar los retos que esto conlleva para las grandes empresas y las PYMES. Para las primeras surge la imperante necesidad de modificar sus planes de producción para satisfacer las nuevas demandas y crear nuevos programas logísticos y de envío para no fallarle a sus clientes y cultivar una mala reputación, mientras que las compañías locales y de menor tamaño deberían empezar a crear dichos proyectos organizacionales y además buscar una manera inteligente de diferenciarse de su competencia a través de esta nueva tendencia.

Se estima que en latinoamérica el E-commerce está en alza, pues en el 2014 se registró un aumento de 18,4% en esta actividad, pero aún así, las ventas online hechas en esta parte del mundo tan solo representan el 2% de las transacciones realizadas a través de la Web alrededor del mundo. Eso quiere decir que a pesar del evidente atraso, las condiciones están dadas y es el momento ideal para que las marcas de América Latina entren en el E-commerce aprovechando las facilidades que el «Social Commerce» les puede traer para dar sus primeros pinos en las ventas online.

La invitación es a que las marcas exploren, busquen, se inspiren y se preparen para dar el salto definitivo hacia el E-commerce, ya que el tiempo está dado y es hora de que las compañías se pongan las pilas. Así que es tiempo de empezar, pues como decía Platón «el comienzo es la parte más importante de la obra».

¿Quieres saber más sobre Nuevo Marketing? ¡Síguenos!

Imagen vía: Shutterstock

También puede interesarle:

3 movidas de Google para impulsar a la economía colaborativa

La historia de la publicidad en las redes sociales

Sergio Villaveces
    Experto en supervivencia Zombie, Rockero con ínfulas de Rapero e intrigado por aquello que nos van a traer las nuevas tecnologías y cómo afectarán a nuestro futuro