Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
El gen del Storytelling

El gen del Storytelling.

Todos los seres humanos podemos ser 'grandes contadores de historias', el reto es empezar a contarlas. Leer más
Juan Manuel Rodríguez

Imagine el saludo que le da a la primera persona con la que quiere entablar una conversación un día cualquiera: un “¿Hola Cómo estás?”  un básico y sencillo “¿Qué más?” podrían ser los que, casi siempre, tiene a la mano. La respuesta por parte de su interlocutor iniciará con un “bien” o “mal” y después comenzará a elaborar una narración, que dependiendo del ánimo, tema, tiempo y otros factores, podría convertirse en una buena historia.

Eso ocurre porque todos, independiente de nuestra profesión y/o lo que sea que hagamos a diario, somos narradores de historias ¿Cómo es esto posible? La respuesta se encuentra en nuestros genes; tal vez por eso es que, aunque no seamos plenamente conscientes, nos la pasamos contando historias e inmersos en narrativas:

“We dream in narrative, daydream in narrative, remember,
anticipate, hope, despair, believe, doubt, plan, revise, criticize,
construct, gossip, learn, hate, and love by narrative”
- Barbara Hardy –

A inicios de este milenio, un grupo de científicos alemanes e ingleses descubrieron que el gen FOXP2, que se encuentra en diferentes especies animales y que ha evolucionado de forma diferente en los humanos, afectando su capacidad de hacer movimientos finos con la boca y la laringe, está estrechamente relacionado con el desarrollo del lenguaje y el habla, es decir, es el responsable de nuestra capacidad para hablar y producir palabras. Además también regula movimientos del rostro y las mandíbulas.

En ese orden de ideas todos somos Storytellers, pues llevamos un gen estrictamente relacionado con esa habilidad. Está claro que este no tiene que ver directamente con la creación y método para narrar una historias, a las cuales, adicionalmente, debemos imprimirles altas dosis de imaginación y teoría narrativa; pero el gen si tiene una directa relación con el lenguaje, el cual resulta imprescindible para comunicarnos y es un componente fundamental que todos utilizamos al momento de conversar.

Conversar es un sinónimo de Storytelling, pues es la forma más básica de comunicación que tenemos los humanos; una habilidad que desarrollamos miles de años antes que cualquier sistema de escritura, los cuales también se desarrollaron antes que cualquier otro tipo de comunicación visual como las películas, por ejemplo.

Así es que todos estamos en la capacidad de contar buenas historias y algunos, de acuerdo a su cargo, profesión y/o forma de ser tendrán mayor facilidad para hacerlo.

Al estar genéticamente codificados ya no tenemos ninguna excusa para no catalogarnos como storytellers. Es por eso que debemos comenzar a compartir historias en diferentes instancias de nuestras vidas, y sobre todo en el mundo corporativo, en donde uno de los principales fines que éstas tienen, es el de humanizar los negocios, y lograr que las personas se identifiquen y relacionen con productos y servicios. También es importante compartirlas, para hacerle frente a ese constante miedo que tenemos de ser criticados y/o juzgados.

Al momento de comenzar a entablar diferentes tipos de conversaciones en cada uno de los entornos de negocio en que nos desenvolvamos, debemos tener en cuenta que uno de los fines principales es lograr que otros, bien sean clientes, prospectos, empleados, aliados estratégicos, etc. comprendan nuestro particular punto de vista. A la larga, el Business Storytelling, según Michael Margolis, CEO de Getstoried, consiste en plantearnos una encilla pregunta:

“¿Cómo Hago que otros vean lo que yo veo de forma tan clara?”

Imagen: shutterstock.com

También puede interesarte:

¿Qué es el periodismo de marca?

Las mejores historias que la moda ha contado

Juan Manuel Rodríguez
    Juan Manuel es libros, lectura, escritura y capuccino, y siempre navegará en los mares de la literatura. Es el fundador de Haki Storytelling y una persona 100% buena vibra y 100% bogotana, dos características que no necesariamente van de la mano. Estudió ingeniería Industrial, y desde hace un par de años enfocó su carrera hacía la escritura y el Storytelling.