Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Cómo funciona el marketing del odio

Cómo funciona el marketing del odio

Los sentimientos cotidianos, en este caso el odio, son aquellos que pueden hacer nacer una estrategia que permita a un negocio identificarse con su mercado meta.Leer más

Para cualquier marca es importante valerse de una estrategia sólida para conseguir los objetivos que se proponga, ya sea para incrementar las ventas o dar a conocer un producto o servicio al mercado, cada proceso es diferente.

Ahora bien, cabe aclarar que es igual de importante conocer “qué es lo que se quiere lograr” al igual que la forma en la cuál que se realizará dicha estrategia. Y es a partir del “cómo” que te daremos a conocer una forma innovadora y sencilla de diferenciar a tu producto o servicio de la competencia, a lo que llamaremos ahora “marketing del odio”.

Pero, ¿qué es marketing del odio o cómo puede relacionarse con una estrategia de mercadotecnia?

Los sentimientos cotidianos, en este caso el odio, son aquellos que pueden hacer nacer una estrategia que permita a un negocio identificarse con su mercado meta.

Si bien es cierto que no existe una definición como tal del marketing del odio, es notable remarcar que este apartado busca provocar un cambio en las malas experiencias que tienen los consumidores y utilizarlas como una forma de convencimiento y diferenciación de otras marcas y productos existentes. Es decir utilizar experiencias negativas o de odio en los consumidores para responder así y hacer destacar los atributos de nuestros productos e influir así en la decisión de compra.

Cómo puedo usar el marketing del odio para favorecer a mi empresa

Para utilizar esta estrategia es importante dejar en claro que no es lo mismo utilizar una historia o elemento en común basado o influenciado en una acción con la que nuestros clientes se identifican (como en este caso el odio) a tener una idea carente de ética que utilice un discurso lleno de intolerancia y malicia; y que además incite al odio o violencia hacia otro grupo de personas.

Ya que aclaramos el punto anterior y para comenzar a pensar en una estrategia de marketing debes pensar ¿cómo puedes resolver una necesidad a tus clientes a partir de una acción o sentimiento de odio?

Estas acciones pueden verse claramente cuando existe una molesta real por parte de los clientes, por ejemplo que el servicio  de cobro sea lento, también que un producto sea difícil de conseguir gracias a la mala estrategia de distribución, o que simplemente el producto no funcione para lo que realmente se adquirió y termine siendo un desastre. Esas malas experiencias de compra, esos defectos en los productos, esa molestia o frustración generalizada es lo que puede hacer triunfar la estrategia de tu marca.

Después de dicho análisis elige una de las características de odio que den respuesta con las propuestas de valor de tus productos y que este mismo sea uno de los conceptos claves de tus campañas de marketing.

Ejemplo de marketing enfocado en el odio

Como ejemplo tenemos a estas 2 sencillas piezas que descubrieron en el sentimiento del odio una oportunidad estratégica para causar empatía con sus consumidores.

Ódiame más

Uno de los ejemplos más claro en Latinoamérica es el futbol, pues el consumidor ve a su equipo de forma sentimental reflejado en amor y al mismo tiempo reflejado en el odio de sus contrarios. El odio de los contrarios dio valor de utilizarlo como estrategia de la marca para posicionarse entre sus aficionados. Y fue con esta campaña con la que tanto aficionados como detractores del club se sintieron identificados haciendo un éxito de esta campaña.

Odio Tailandia  

Imagen de previsualización de YouTube

Esta campaña me remonta a la clásica frase “del odio nace el amor”, pues es precisamente lo que en ella se demuestra. I hate Thailand es una campaña de marketing turístico que se basa en el odio para cambiar la percepción de sus consumidores y que tras una mala experiencia de un turista que visita ese país logra cambiar la percepción de lo que se creía que podría generar una mala experiencia al principio.

Ahora que tienes una idea más clara de cómo utilizar un sentimiento tan usual en los consumidores (como el odio) es tu oportunidad para dar respuesta a ello con tus productos o servicios y convertir este sentimiento negativo en algo positivo para tu empresa.

 

Imagen vía iStock, lavistademaki.

 

 

 

También puede interesarle:

6 pasos indispensables para crear un Newsletter efectivo

¿Cómo crear una estrategia SEO On page?

Karina Janet Padilla Uribe
    Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, egresada de la Universidad Veracruzana. Actualmente escribo y colaboro en diferentes marcas de tecnología, ecommerce, marketing y SEO. En mi tiempo libre disfruto el escuchar música mientras salgo a caminar y observo el atardecer.

Sus últimos artículos: