Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
5 lecciones de la Economía Colaborativa

5 lecciones de la Economía Colaborativa

Un nuevo tipo de economía empieza a conquistar el mundo y ya ha sentado las bases para que las próximas generaciones continúen con el modelo. Aunque todavía queda mucho por aprender, estas 5 lecciones pueden ser las que definan su futuro.Leer más

Fuente imagen: shutterstock.com

Fuente imagen: shutterstock.com

1. La base es la confianza

Muchos de los modelos de negocio que se han forjado alrededor de esta nueva economía de la colaboración, no funcionaría si no fuera en parte por la creación de esquemas basados en la confianza.

Esa confianza se forjó en gran parte gracias a las nuevas tecnologías, específicamente gracias al desarrollo de sistemas de pagos en línea seguros, ya que gracias a su modelo los pagos en línea y la adquisición de bienes a través de la Web se popularizó y se transformó en un fenómeno masivo.

Desde rentar un auto o una casa hasta intercambiar bienes que ya no se utilizan por los de otras personas por medio de una página web, quienes hacen parte de la economía colaborativa son personas que necesariamente confían en la buena voluntad de los otros, y que actúan de la misma manera, en gran parte guiados por los juicios y calificaciones que se generan dentro de sus modelos de negocio: cuando alguien que brinda un buen servicio o un buen producto es calificado por otras personas, no sólo genera una buena reputación para esa persona, sino un sentido de seguridad para quienes hacen parte de comunidades basadas en la colaboración.

2. El poder de la colaboración

Este modelo económico se basa enteramente en la colaboración y surge a partir de un problema: la crisis económica y la falta de empleo. La economía colaborativa encontró en la comunidad y en la fuerza que da el trabajo en equipo su principal motor.

La economía colaborativa no habría sido posible si sus modelos de negocio no se hubieran basado en encontrar soluciones a través de la comunidad para un gran espectro de personas. Pensemos en modelos como Lyft, en el que individuos que tienen un automóvil hacen parte de una comunidad que se encarga de ofrecer servicios de transporte a quienes los necesitan. El beneficio existe para las dos partes, para quienes necesitan llegar de un punto A a un punto B, y para quienes pueden generar valor a partir de un bien que ya tienen.

En la economía colaborativa la solución a problemas impulsados por personas comunes y corrientes para nichos y comunidades específicas es la base que fundamenta el modelo.

3. No se trata de solo de un sitio web llamativo

Si bien el desarrollo web es fundamental para el crecimiento de la economía colaborativa, una plataforma llamativa y un buen diseño no son suficientes.

Además de tener una plataforma en donde se puedan llevar a cabo actividades fundamentales para el modelo de negocio, la experiencia por fuera de la red también es vital para el funcionamiento de esta economía. Muchas de las experiencias del usuario inician en una aplicación o en una plataforma, pero al final se viven realmente en el plano offline: el apartamento o la habitación que se alquiló por Roomorama, el automóvil y el conductor con que viajan las personas gracias a Lyft o el trabajo que lleva a cabo alguien en nuestras casa contratado a través de JobRunners.

shutterstock_114921823

Al momento de entrar en este modelo económico es importante tener en cuenta que establecer relaciones con otras personas en el plano offline es necesario, y de hecho, generar buenas experiencias en este campo del modelo es indispensable para el funcionamiento del mismo.

4. Sin dolor no hay ganancia

Si bien es cierto que los modelos que funcionan en la economía colaborativa buscan encontrar soluciones a problemas comunes en distintas comunidades, no es tan fácil llevarlo a cabo.

Para que el modelo funcione, se debe tener en cuenta que debe irrumpir en actividades que causen problemas diarios a las personas o sectores en los que exista cierto nivel de inconformismo y que, por medio de la colaboración, puedan ser solucionados.

Muchas veces conseguir un buen hospedaje en otra ciudad o en otro país puede ser un dolor de cabeza para muchos usuarios, y por eso el éxito de plataformas como Roomorama, un sitio web enfocado en el alquiler de propiedades privadas, desde habitaciones hasta apartamentos o casas, para turistas que quieren vivir una experiencia más local en las distintas ciudades que visitan, sin las complicaciones o los altos costos que pueden venir de mano con los hoteles.

Así, cuando hablamos de «dolor» nos referimos a aquellas problemáticas del consumidor que la economía colaborativa enfrenta a través de la oferta de soluciones basados en la colaboración, pensadas en el beneficio de las dos partes involucradas en el modelo.

5. No es un modelo para todos

shutterstock_121813099

Muchos problemas han encontrado solución dentro de la economía colaborativa. Sin embargo, no todos los sectores pueden adaptarse a este modelo.

Esta economía se enfrenta a varios problemas para su funcionamiento: la regulación por parte del gobierno suele ser localizada, enfocada en ciudades, lo que complica la expansión de ciertos modelos de negocio, por ejemplo des los enfocados en compartir transporte, de mensajería, o los que utilizan espacios públicos como sitios de encuentro para sus comunidades, sin necesariamente hacerla imposible. En muchos casos estos modelos son tan disruptivos que para que funcionen como negocios propiamente dichos nuevas leyes y reglamentos deben ser aplicados.

Por otro lado, la mayoría de estos modelos requieren de un mantenimiento constante, e incluso de la adquisición de propiedades, bienes o contratación de personal, por lo tanto, hay varios costos a tener en cuenta.

La economía colaborativa aún se encuentra en una etapa temprana y todavía estamos presenciando su nacimiento, motivo por el cual aún falta descifrar cuáles sectores pueden decididamente beneficiarse de este modelo y cuáles no. Sin embargo, ha crecido rápidamente y cada día son más las personas que se unen a esta nueva cultura establecida en la confianza y en la colaboración.

Imagen: shutterstock.com

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.