Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Una escuela inspirada en las necesidades del mundo real

Appiario, un modelo de aprendizaje para desarrollar soluciones para el entorno

Appiario es una escuela innovadora que empodera a los estudiantes para que creen soluciones que puedan resolver problemáticas locales.Leer más

Editacuja es un emprendimiento brasileño que desarrolla contenidos educativos y experiencias de aprendizaje utilizando el potencial de la tecnología móvil y del mundo real. Dentro de los proyectos que lidera la compañía se encuentra Appiario, un modelo educativo que tiene lugar dentro de las comunidades y en donde se enseña a los jóvenes a crear soluciones reales para su entorno.

«Appiario utiliza un modelo de aprendizaje basado en proyectos, donde nos inspiramos en las necesidades más inmediatas y cotidianas del mundo real» asegura Martín Restrepo, co-fundador de Editacuja quien ha sido catalogado por el MIT como uno de los jóvenes líderes más innovadores de latinoamérica.

Un Appiario en Bahía

Cada Appiario se caracteriza por tener un ‘sabor local’, es decir, por adaptarse a los requerimientos de cada comunidad. «El primero de ellos está ubicado en Bahía, en Brasil, donde tienen dos vocaciones principales: el turismo y la pesca. En esa zona eso es lo que los motiva. La mejor forma de aprender es cuando encontramos sentido en el mundo» asegura Restrepo.

Por ejemplo, el proyecto le entrega tablets a los pescadores de la comunidad las cuales tienen dos aplicaciones, desarrolladas en el Appiario, que les ayudan por un lado a hacer predicciones meteorológicas y por el otro a hacer inventario de lo que pescan en el día. Esta última información alimenta un portal de e-commerce que conecta a los pescadores con restaurantes cercanos a la región, según lo afirma Restrepo.

Miembros de la comunidad en Bahía, Brasil.  Imagen: Cortesía de Editacuja.

Miembros de la comunidad en Bahía, Brasil. Imagen: Cortesía de Editacuja.

En el momento, alrededor de 60 jóvenes hacen parte del Appiario quienes co-crean las soluciones con los maestros y los miembros de la comunidad. «Todos los días nos llegan pescadores diciéndonos ‘oiga ese botón está muy pequeño, agrándelo’, ‘oiga ese color no lo alcanzo a ver’. Eso nos ayuda a conectarnos con la realidad y a aprender más a cómo desarrollar las soluciones.»

Escuelas que a su vez son empresas

Una de las características más representativas e innovadoras de las escuelas Appiario es que son a su vez negocios rentables. «Como escuela, aprenden, pero como empresa, lo que aprenden tiene retorno monetario».

Jóvenes co-creando en el Appiario en Bahía. Imagen: Cortesía de Editacuja.

Jóvenes co-creando en el Appiario en Bahía. Imagen: Cortesía de Editacuja.

Cada miembro de Appiario se especializa en un área: diseño de interfaces, programación de aplicaciones móviles, comunicaciones y gestión de pequeños negocios digitales. Esto con el objetivo de que cada alumno pueda fomentar sus talentos y habilidades según sus gustos e intereses.

Las soluciones que se crean en Appiario tienen la posibilidad de competir en el mercado, es por esto que tienen «que ser de primer nivel y equiparables con el contenido que haga cualquier desarrollador de cualquier agencia» afirma Martín Restrepo.

Compartir conocimiento

En la metodología aplicada en Appiario, los jóvenes intercambian ideas con otros, brindan retroalimentación y son maestros de sus pares. Como afirma Restrepo, «todo el mundo enseña, todo el mundo aprende». Esto brinda la posibilidad de que los estudiantes se apasionen por el aprendizaje y empiecen a ser responsables de su propio proceso y de los conocimientos que transmiten a otros.

Gracias a que los miembros de Appiario tienen las mismas oportunidades se da el espacio para que se generen proyectos personales que son independientes a las soluciones que se desarrollan para la comunidad. Por ejemplo, en la actualidad un joven brasileño está creando una aplicación exclusivamente para surfistas.

Una identidad en el mundo

Joven del Appiario en Bahía. Imagen: Cortesía de Editacuja.

Joven del Appiario en Bahía. Imagen: Cortesía de Editacuja.

En el método utilizado por Appiario, que adopta muchos conceptos del Design Thinking, en donde se pone sobre la mesa un problema real y se desarrollan prototipos que se convierten en productos reales, brinda la posibilidad de que los alumnos comiencen a tomar acción, empiecen a crear soluciones que tengan un impacto positivo en el mundo y puedan divisar un futuro próspero gracias a las posibilidades de la tecnología móvil y las herramientas digitales.

«Más allá de enseñarles a programar, les estamos enseñando a tener una identidad en el mundo, a que descubran cuál es el papel en el territorio que ocupan y cómo esa identidad cuando se valoriza y se descubre puede transformar su comunidad. Trabajamos con un asunto ideológico, damos herramientas y la autonomía necesaria para que creen soluciones y para que desde la base cambien su entorno» afirma Martín Restrepo.

Lea también: 7 Elementos que definen la innovación social

Una empresa 2.5

«No somos una ONG, no somos una fundación, somos una empresa que busca el lucro como cualquier otra. Nos encontramos en el medio del segundo y el tercer sector. Somos una empresa 2.5, generamos proyectos que transforman el mundo, pero que a su vez son sostenibles y permiten mantenerse en el tiempo» afirma Martín Restrepo.

En otras palabras, a diferencia de algunas organizaciones que cuentan con planes de responsabilidad social empresarial, Editacuja tiene como prioridad la innovación social, en donde se debe crear un impacto positivo y significativo y a su vez debe generar un ingreso sostenible.

Extender el alcance

Uno de los objetivos de Editacuja es poder crear más Appiarios en distintas zonas del mundo. Próximamente, según lo que nos contó Martín Restrepo, se va a abrir un Appiario en la Boquilla en Cartagena para seguir empoderando a cientos de jóvenes a transformar su entorno.

Además, para expandir el conocimiento todos los contenidos que se desarrollan en Appiario son abiertos: «promovemos que el contenido se remixe, se reuse y se amplíe. Hoy en día hablar de contenido cerrado no tiene ningún sentido en Internet».

Joven en Bahía explorando su entorno. Imagen: Cortesía de Editacuja.

Joven en Bahía explorando su entorno. Imagen: Cortesía de Editacuja.

Appiario es una innovadora forma de aprendizaje en donde más allá de enseñarle a los alumnos los conocimientos necesarios para que sean competitivos en el mundo laboral, fomenta desde el principio la autonomía, el sentido de curiosidad y la mentalidad emprendedora. Además, le brinda a los estudiantes la posibilidad de que ellos transformen a su comunidad y creen soluciones reales que puedan acabar o reducir drásticamente las problemáticas del entorno.

Es momento de pensar que las escuelas son espacios para la co-creación de proyectos que tengan un impacto determinante en la sociedad, fuera de las cuatro paredes del aula de clase.

¿Te gusta la innovación en educación? ¡Síguenos!

Imagen: Joven en Bahía, cortesía de Editacuja. 

Lea también:

The Tiziano Project, periodismo ciudadano en pro de un mundo mejor

B Corporation, una certificación a empresas sostenibles

Camila Alicia Ortega Hermida
    Obsesionada por el futuro de la educación, la relación entre el aprendizaje y la tecnología como un vehículo para transformar al mundo por medio del emprendimiento y la innovación social.