Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
«Smart-Life»: la vida en la era del ‘Internet de las cosas’

«Smart-Life»: la vida en la era del ‘Internet of Things’

Cada día que pasa parece que el mundo está más conectado gracias al desarrollo de nuevas tecnologías. ¿Cómo ha impactado el llamado «Internet de las Cosas» nuestro mundo? Le damos una mirada a la ‘vida inteligente’. Leer más

El llamado Internet Of Things (IoT) o Internet de las cosas en español es un boom tecnológico que plantea la creación de un ecosistema en donde las conexiones entre todas las cosas sean posibles, es decir, no sólo entre smartphones o electrodomésticos sino también entre materias, sillas, mesas, casas, carreteras, automóviles… en pocas palabras, entre todo.

La tecnología ha avanzado hacia crear sistemas que permitan la comunicación entre varios objetos, muchas veces con sensores y transmisores de Wi-Fi y dispositivos como Edison, un microcomputador desarrollado por Intel, compañía que ha enfocado gran parte de sus esfuerzos en este tipo de innovación, que puede transformar cualquier elemento en un «objeto inteligente». ¿Qué significa esto? Que a través de la implementación de este microcomputador las cosas podrían empezar a producir, recolectar y comunicar datos efectivamente a sus usuarios y a otros objetos y, por supuesto, fomentar la creación de wearable devices, desde smartwatches hasta ropa inteligente.

En definitiva estamos ad portas de lo que podríamos llamar «Smart-Life», en el sentido en el que todo puede ser en potencia ‘smart’, no sólo nuestros teléfonos. ¿Por qué? Una mayor conectividad y la producción y análisis constantes de información pueden dar a las personas un mejor entendimiento de sus hábitos y al mismo tiempo simplificar sus tareas y sus actividades diarias al automatizar o digitalizar ciertos aspectos de su entorno. Casas inteligentes que se ajusten a las necesidades de quienes viven en ellas, a sus horarios y pasatiempos, por ejemplo.

Ahora bien, pensando a un nivel más amplio, las ciudades pueden ser mucho más amigables para las personas que habitan en ellas si llegan a ser inteligentes. Iniciativas como la del Instituto Colaborativo de Investigación de Intel, ICRI, la cual busca mejorar la vida urbana, por medio del IoT, se están llevando a cabo. Esta es una pequeña muestra de cómo se está logrando:

Imagen de previsualización de YouTube

Uno de los mayores problemas que debe enfrentar el IoT es la masificación de Internet alrededor del mundo, pero desde ya hay planes en marcha para lograr que los ⅔ de la población mundial que aún no pueden acceder a la red estén conectados. Una de ellas es internet.org, una iniciativa de Facebook que busca llevar Internet a todos los rincones del mundo por medio de tres tácticas distintas: infraestructura en tierra, aviones y satélites.

Imagen de previsualización de YouTube

El objetivo principal del IoT es lograr que Internet cumpla con su cometido fundamental: la ubicuidad, es decir, la presencia uniforme de conexión en todo lugar. Éste no sólo va a cambiar la manera en la que vivimos en el mundo, también tendrá que transformar necesariamente las interfaces que utilizamos: los celulares, laptops y los sitios en donde se puedan visualizar datos para su interpretación van a evolucionar con la conectividad.

Tomemos, por ejemplo, Dizmo, una compañía enfocada en lograr crear espacios digitales mucho más amplios en donde interactuar y compartir información sea mucho más sencillo:

Imagen de previsualización de YouTube

Más allá de las posibilidades de transformar cualquier superficie en un espacio digital, bien sea una mesa, una puerta, una lámina de vidrio, entre otras, puede conllevar a que se extiendan más allá de un hogar o una oficina y que generen entornos en donde estemos siempre conectados.

Otro uso revolucionario en las interfaces es el desarrollo del RealSense de Intel, en donde el reconocimiento en tres dimensiones permite interactuar en el espacio físico por fuera de laptops, tabletas o celulares:

Imagen de previsualización de YouTube

El ‘Internet de las cosas’ está revolucionando la manera en la que interactuamos con el mundo y entendemos nuestra realidad. La conectividad, por encima de estar siempre presente, puede efectivamente dar solución a problemas de convivencia, tecnología e incluso de ciudadanía.

El mayor bien del Siglo XXI es la información, y al estar conectados y comunicados con nuestro entorno, siempre produciendo y compartiendo datos, podemos lograr que lo más valioso que tiene la sociedad sea accesible para todos, genere un impacto positivo en el mundo y nos conecte para mejorar nuestra calidad de vida.

¿Te gusta conocer los últimos avances tecnológicos? ¡Síguenos!

Imagen: blogs.teradata.com

Lea también:

¿Qué se necesita para consolidar la moda inteligente?

Tecnología y Educación: ¿Aliados o Enemigos?

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.