Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
El poder de la ciudadanía 2.0 para mejorar el mundo

El poder de la participación ciudadana 2.0 para mejorar el mundo

Mario Alvarado, embajador de Change.org en Colombia e investigador académico apasionado por la resolución de conflictos, comparte su visión sobre el poder que nos da la red y la participación ciudadana 2.o para mejorar el mundo en colectivo.Leer más

Cuando escuchamos sobre activismo generalmente nos imaginamos los movimientos sociales de mediados del siglo XX: las marchas por la abolición de la esclavitud en Estados Unidos, las protestas en contra de la Guerra de Vietnam en el 60, el movimiento estudiantil de Pekín del 89, hasta las recientes y distantes revueltas árabes en Egipto y Siria. Grandes manifestaciones, movilizaciones de base y estrategias para influenciar las decisiones políticas o simplemente para buscar el bien común.

Es innegable que vivimos en un mundo con muchos problemas. Corrupción, desigualdad económica, injusticia social, violación de derechos humanos y degradación del medio ambiente, entre otros. Grandes temas con robustas agendas. Pero lo que muchos no saben es que el activismo como lo conocíamos ha dado un vuelco total y sorprendente. Todos los días individuos comunes y corrientes, inician sus propias campañas encaminadas a buscar el cambio social y muchas de ellas alcanzan sus objetivos. Algo así como héroes inesperados.

Hoy más que nunca todos en el mundo estamos conectados gracias al poder de Internet y de las redes sociales, y podemos comunicarnos en un abrir y cerrar de ojos con personas de diferentes lugares. De esto se trata la participación ciudadana 2.0, que hace posible que ciudadanos de distintos puntos en el planeta manifiesten su indignación, debatan temas de interés público y apoyen campañas que buscan un cambio concreto en sus comunidades.

Una plataforma para cambiar el mundo de forma colectiva

Todo esto es posible a través de herramientas como Change.org, la plataforma de peticiones online más grande del mundo, cuya misión es empoderar a todas las personas para que logren los cambios que quieren ver en su entorno.

En esta red social se albergan miles de historias humanas que le dan un rostro a los problemas del día a día. Los usuarios proponen una solución en donde todos ganen y con el apoyo de amigos, vecinos, familiares y medios, logran sus victorias. Esto crea un efecto multiplicador de acciones constructivas que van más allá de las denuncias.

Change.org no es una organización, sino más bien el YouTube de las causas. La única ideología que tiene es la de pensar que las personas poseen la capacidad de cambiar lo que quieran. Basado en el derecho humano fundamental de la participación, este espacio es una forma alternativa e innovadora de participación ciudadana que permite revertir el modelo de poder; es decir, que modifica la relación de poder que hay en la actualidad. Si bien existen canales que tienen que ver con la participación ciudadana a través de las instituciones de la democracia, la participación ciudadana 2.0 tiene un efecto acelerador en estos procesos.

A través de Internet y del poder de las peticiones en línea, ciudadanos de a pie, como tú o como yo, inician sus propias campañas y generan cambios a pequeña y gran escala.

La historia de Mariam

Hace poco Mariam, una joven madre de dos hijos que fue sentenciada a muerte por casarse con un cristiano en Sudán, fue liberada y absuelta de su sentencia. Más de un millón de personas unieron sus voces a la petición de Emily Clarke, miembro de Change.org, quien acudió a esta comunidad para pedir justicia y libertad para la joven y sus bebés. Esta campaña envía un importante mensaje: uniéndonos, podemos luchar para que los derechos humanos sean respetados en todo el mundo.

Caso1

 Un caso colombiano

Colombia no se queda atrás. Hay peticiones que han logrado su objetivo con el apoyo de la ciudadanía.

Liliana Carreño, por ejemplo, a través de una petición consigió que Avianca respondiera al llamado de más de 19.000 personas que se sumaron a su pedido para que la aerolínea más tradicional de Colombia trasladara a Medellín a su mamá , quien había sido víctima de un ataque con ácido,  para recuperar la visión en su ojo izquierdo.

Con el apoyo de más de 2900 personas Carlos Enrique Ruiz logró con su petición que una multinacional irlandesa que produce cartón en el país, iniciara la elaboración de un plan de manejo ambiental que garantice la protección de especies animales únicas y en vía de extinción en Colombia.

Caso2

caso3

 

La idea de Change.org es imaginar una Colombia con personas que provocan cambios. Y Tú, ¿qué quieres cambiar?

Lea también:

¿Qué son el crowdsourcing y el crowdfunding?

Diseño y Crowdfunding se unen para ayudar a recuperar el océano

Mario Alvarado
    Mario Alvarado ha trabajado con iniciativas ciudadanas, organizaciones estudiantiles y de la sociedad civil en Colombia y Argentina en temas de participación, desarrollo, paz y cooperación internacional. Actualmente se desempeña como coordinador de campañas de Change.org en Colombia empoderando a las personas para hacer posible lo posible.