Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Lo que todo innovador debe DEJAR preguntarse

¿Qué se necesita para innovar?

Estamos de frente a una nueva generación de emprendedores e innovadores. ¿Cuál es la clave de este movimiento? ¿Por qué hoy en día son posibles tales niveles de innovación? La respuesta está en dejar de hacerse una simple pregunta… Leer más

El santo grial de la nueva era es definitivamente «la innovación». Desde el Internet de las Cosas hasta el uso de sensores inteligentes en la venta de helados, parece que el objetivo último de todos quienes hoy se enmarcan en ecosistemas de mercadeo y de emprendimiento es lograr algo disruptivo, totalmente nuevo.

¿Cómo llegamos a esta idea? Vamos unos años atrás, cuando aún no hacíamos parte de la ‘posmodernidad’, y recordemos esa palabra que definió a varias generaciones: el progreso. Fue gracias a esa idea, que fue literalmente el inception más significativo para la raza humana, que aún ahora nos enmarcamos en un imaginario que piensa en términos lineales, o como diríamos coloquialmente en Colombia, “pa’ lante es pa’ allá”. Sin embargo, esa linealidad empieza lentamente a quebrarse, y es lo que nos ha llevado a niveles nunca antes vistos de innovación.

En la premisa de este texto se hace referencia a una pregunta, y es el momento de hacerla explícita: ¿podré alguna vez superar a los maestros? Ésta, surgida del afán de la linealidad marcada por el progreso, en la que éste significaba simplemente avanzar y superar lo anterior, pudo haber sido en algún momento un motor de acción, pero hoy parece perder su importancia, e incluso aparecer frente a una nueva generación de emprendedores como un obstáculo. ¿En qué sentido? Hoy la verdadera innovación no viene del ímpetu con el que hace unos años queríamos superar a los otros, sino que viene de valorar las ideas realmente distintas, de querer avanzar sin importar lo que otros hayan construido… viene de no tener referentes absolutos o moldes que romper, sino de las ganas de crear nuevos moldes.

Ahora nos encontramos en un momento en el que, aunque en la imagen parezca ser primitivo, es quizás el ápice del pensamiento del emprendedor y el innovador contemporáneo: el gran poder de creer en sus ideas.  Vale la pena detenerse y observar a este personaje: un cavernícola frente a una pintura rupestre hecha por él. La naturaleza de esa pintura, que hoy podríamos considerar una idea, está colmada de atributos mágicos; el antiguo cazador, al plasmar en la caverna el momento de la caza, estaba seguro de que, al aplicarla en la vida real, iba a ser exitosa.

Hoy somos más cavernícolas que nunca respecto a nuestras ideas: creemos en ellas, les atribuimos un poder prácticamente mágico de realización, y es por ellas que sobrevivimos, que seguimos adelante… que logramos innovar realmente. Es un momento coyuntural sin duda alguna, pues es una era en la que hay cada vez más opciones para desarrollar esas ideas, bien sea en forma de emprendimientos, comunidades, acciones de marketing, cuidado del medio ambiente, desarrollo urbanístico… hoy más que nunca es el momento de creer en ese valor. Después de todo, ¿cuántas cosas han pasado en los últimos años de las que podemos decir «pasaron como por arte de magia»? Se necesitan muchas manos para contarlas.

No nos preocupemos por lo que unos hicieron y cómo superarlos, preocupémonos por lo que nosotros podemos hacer.

Imagen: flickr.com

También puede interesarte

El código abierto nos hace mejores personas

5 charlas TED para detonar su creatividad

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.