Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
¿Cuáles son los mejores aliados de un emprendedor?

La creatividad y el networking, los mejores amigos de un emprendedor

Crear una empresa no es una tarea fácil. Los emprendedores necesitamos optimizar los recursos a nuestro alcance y al mismo tiempo aprovechar todas las oportunidades que se nos presenten. Por esto, todo emprendedor debe tener una mente abierta y una agenda de contactos llena.Leer más

Como lo he mencionado en artículos anteriores, crear una empresa, o ser emprendedor es algo que requiere amor, pasión, voluntad y perseverancia. Los retos y desafíos de ser emprendedor pueden llegar a ser abrumadores si no se cuenta con una convicción y una idea firme de que todo lo que hacemos está enfocado a construir y trabajar para cumplir el famoso mantra que dice ‘Love what you do/Do what you love’.

Todo emprendedor inicia con ciertos recursos a su alcance, unos más que otros dependiendo de sus orígenes y de sus familiares o amigos cercanos. Entre todos los recursos que podamos pensar, tal vez el que más escuchamos mencionar es el capital (como dicen por ahí ‘el dinero no compra la felicidad, pero compra cosas muy cercanas”), que para un emprendedor es una fuerza muy poderosa y debe ser manejada con mucho cuidado. De hecho se le debe dar un manejo similar al del estrés.

La falta de capital, al igual que el estrés, debe ser un factor de motivación para el emprendedor, debe mostrarle cómo sí puede lograr lo que necesita con lo poco o mucho que tiene. En otras palabras, la falta de capital es una tremenda fuente de inspiración para la creatividad de un emprendedor. Por el contrario, si al igual que el estrés, la falta de capital hace que el emprendedor se bloqueé o se enferme, entonces hay que parar un momento y replantear las cosas en su idea de negocio. Recuerde amigo emprendedor que su salud física y mental siempre deben ir primero.

Siguiendo entonces con el tema de los recursos escasos y de cómo un capital semilla o un socio capitalista pueden ser pieza clave en el éxito de un emprendimiento, se debe aclarar que nos son imperativos. Sí, es posible iniciar un negocio o una empresa solo con sus ideas, su tiempo y su compromiso amigo emprendedor; lo que debe tener claro es que el camino no será fácil.

Por ejemplo, es como si para llegar a las salas de cine que están en el sexto piso de su centro comercial favorito usted decide tomar las escaleras (sin capital inicial) o el ascensor (capital semilla) o las escaleras eléctricas (socio capitalista). Las tres opciones lo llevaran a su destino, pero claramente unas lo dejaran más agotado y otras le exigirán resultados que sustenten la inversión e ingresos que cubran como mínimo los costos de mantenimiento de las mismas.

El emprendedor debe usar lo que tiene de la mejor manera posible. Esto no implica que todo tiene que ser el resultado del famoso ‘rebusque’ pero sí implica que lo primero que debe hacer un emprendedor es saber muy bien tres cosas: lo que tiene para ofrecer (recursos y capacidades), lo que necesita y cómo lo va a lograr (necesidades y objetivos) y finalmente con quién cuenta y en qué medida puede contar con estas personas (red de contactos). Tal vez el recurso más valioso de un emprendedor después de sí mismo es su agenda de contactos. Cuando una empresa está iniciando tiene una serie de gastos y costos que requieren de la creatividad y empeño del emprendedor para poder ser cubiertos.

Entonces es claro que todo emprendedor debería tener un listado y un análisis muy detallado de las personas y qué recursos lo rodean: ¿quién hace qué?, ¿cómo es posible realizar un intercambio de servicios?, ¿cómo el emprendedor puede aportarle valor a esas personas? Y, como lo dirían los filósofos contemporáneos, ¿cómo hacer lo mismo en el sentido contrario?

Ese mapa detallado de su agenda de contactos es casi tan importante como el modelo o el plan de negocios de su idea. De hecho, la combinación de éstos dos puede generar un gran valor a su idea de negocio, ya que puede acercarla mucho más a la realidad. Entender y conocer los recursos, las personas y las capacidades que tiene un emprendedor en sí mismo y en sus círculos cercanos es casi tan importante como saber a quién le voy a vender y qué le voy a vender.

Ahora pues hablemos de otro gran amigo de todo emprendedor: su creatividad. Un emprendedor debe usar su creatividad desde el momento en que concibe su idea, desde la forma en que va a implementar la misma hasta llegar a entender cómo va a apalancar su red de contactos para lograr sus objetivos.

La capacidad de crear radica muchas veces en la necesidad. Es cierto que mediante un proceso de creatividad guiado podemos llevar a una persona al ‘mindset’ que le permita generar muchas ideas; sin embargo también es claro que como dicen por ahí en una frase atribuida a Platón ‘la necesidad es la madre de la invención’. Entonces es claro que cuando más lo necesitamos podemos llegar a ser más creativos. En una situación de peligro es increíble ver no solo la fortaleza que demuestran las personas sino también su enorme capacidad de reacción y de creatividad para solucionar problemas en fracciones de segundo, motivados principalmente por la necesidad de salvaguardar su integridad física.

En otras palabras, la escasez de tiempo, de capital y de recursos puede ser una enorme motivación para la mente de un emprendedor, sin querer decir que por el hecho de que una empresa cuente con un buen capital y una buena cantidad de recursos no ponga a prueba la creatividad del emprendedor. En este caso la creatividad se enfoca en cómo obtener el máximo beneficio y agregar la mayor cantidad de valor a los clientes y demás stakeholders. Tener recursos abre las puertas del mundo al emprendedor y tener una buena lista de contactos es como contar con una serie de llaves que le permitirán al mismo emprendedor abrir estas mismas puertas.

Una vez se tenga un buen análisis de su agenda de contactos el siguiente paso es mantener una relación cercana con la mayoría de éstos. Creo totalmente en todas las teorías que hablan de la economía y de una sociedad colaborativa: cuando entendamos que unidos somos más fuertes es cuando los emprendedores vamos a estar más cerca y vamos a ofrecer nuestros proyectos y los de las personas a nuestra red de contactos.

Finalmente debemos entender que aun cuando cada persona es un mundo por descubrir y por ende cada emprendedor tiene una historia única que compartir, no todos requieren de las mismas motivaciones, pero todos requieren de muchos amigos. La creatividad y el networking son tal vez unos de los amigos más cercanos y valiosos de un emprendedor. Así que como tal el mensaje es que como emprendedores debemos cuidar y nutrir nuestra relación con estos contactos manteniéndolos presentes en nuestro día a día y poniéndolos en práctica constantemente.

¿Te gusta la Economía Colaborativa? ¡Únete a nuestra comunidad!

Imagen: i.huffpost.com

También puede interesarle:

Lecciones para emprendedores por Google

Millennials: ¿Empleados o Emprendedores?

Luis Miguel Guerrero
    Consultor en innovación empresarial con más de 6 años de experiencia en el diseño y la implementación de modelos y sistemas de gestión de la innovación para la gran y mediana empresa de los sectores de manufactura y servicios. En su carrera ha tenido experiencia en la gerencia de proyectos y la gestión de portafolios de innovación, diseño de nuevos productos y creación de empresas.