Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
¿Cómo encontrar el momento ideal para emprender?

¿Cuál es el momento ideal para emprender?

Emprender es un arte, una vocación, una pasión y al igual que todas las cosas que nos inspiran y apasionan en la vida, no existe un momento único o un momento ideal para empezar: cada emprendedor es único e irrepetible.Leer más

Muchas personas hablan de un momento ideal para crear una empresa exitosa, un momento ideal para ser emprendedor. Pero la verdad es que no existe una ocasión ideal, porque la carrera de cada emprendedor es tan única como el mismo emprendedor. No podemos caer en la tentación de definir situaciones ideales al recurrir a un simple análisis de información y características especiales de ciertos emprendedores exitosos.

Recientemente leí un artículo sobre cómo un portal reconocido de información creó una especie de algoritmo de análisis de información que le permitía identificar a aquellas personas que tenían un alto potencial de convertirse en emprendedores exitosos. La gran sorpresa de dicha investigación fue que la mayoría de estos emprendedores estaban a finales de sus 30′s y que algunos tenían más de 40 años. Digo sorpresa porque por alguna razón muchos individuos han asumido que el perfil del emprendedor ideal es aquel joven genio con una gran idea y una gran visión, que ni siquiera puede esperar a terminar su carrera universitaria antes de implementar su idea del millón de dólares.

Este tipo de prototipos son resultado de estar escuchando, investigando y leyendo las biografías de emprendedores jóvenes exitosos como los ‘Steve Jobs’, los ‘Bill Gates’ y más recientemente los ‘Mark Zuckerberg’. Me refiero a ellos como ‘los’ porque de alguna manera en la literatura de emprendimiento es muy común encontrar el caso de un emprendedor exitoso y referirse a dicha persona como el ‘nuevo Zuckerberg’ o el ‘Steve Jobs Latinoamericano’.

Es muy común encontrar a emprendedores obsesionados con la historia de vida de este tipo de emprendedores, pero no quiero que se generen malos entendidos. Para todo emprendedor debe ser un ‘must‘ conocer la mayor cantidad de historias de vida y experiencias que pueda, ya que de ahí puede obtener aprendizajes muy valiosos.

Lo que deberíamos evitar es tratar de categorizarnos como emprendedores y definir parámetros de comportamiento o características especificas que limiten o definan lo que debe ser un emprendedor y cual debe ser el mejor momento para emprender.

El llamado a emprender

Para mí, un emprendedor más, ha sido muy enriquecedora la experiencia de compartir las historias de amigos y conocidos emprendedores, ver los documentales y leer las biografías de emprendedores exitosos. Pero hasta ahí. Si como emprendedores nos sentamos a esperar un momento ideal para emprender, una oportunidad ideal para crear una empresa nos vamos a quedar esperando.

El emprendimiento es una especie de llamado al que no todas las personas responden. Es una vocación que, sin intención de ser irrespetuoso, se asemeja a la vocación religiosa. Un emprendedor sabe que quiere ser emprendedor, sabe que tiene esa aptitud y esa voluntad, que se van a volver imprescindibles en el ejercicio de crear y sostener una empresa. Sin esto es muy difícil que un emprendedor sobreviva y sobrepase los obstáculos y las dificultades de crear una compañía exitosa.

Como el emprendimiento es un tema tan atractivo, muchos pueden pensar en algún momento de sus vidas, sobre todo en un momento donde están en un trabajo que no los inspira y donde no los valoran, o en una época donde por más que buscan no logran emplearse, en la posibilidad de convertirse en emprendedor. Y es posible que muchos lo logren. Pero créanme que les va a costar mucho más trabajo que a aquellos emprendedores que han sentido esa vocación hacia el emprendimiento, esos que deciden crear sus empresas aún cuando están en un trabajo ‘estable’ y ‘seguro’ , esos  que deciden crear sus empresas porque les gusta y les apasiona, no como una segunda opción al ver que no logran emplearse.

Encontrando el momento perfecto para emprender

Como decía al inicio, hay muchas corrientes de pensamiento sobre el momento ideal para emprender. Muchos dirán que el mejor momento es iniciar un proceso de formación desde niños, desde la primaria. Este tipo de pensamiento es muy valioso, y es que al igual que con cualquier otra pasión o vocación que tenga una persona en la vida, entre más temprano la descubra y la cultive, mejor y más exitoso será ejerciéndola.

También se habla de cómo el mejor momento para emprender es al salir de la universidad, de cómo cada vez más nuestra generación y las generaciones que vienen buscan crear empresa y no emplearse, lo cual está muy bien. Es un buen momento como cualquier otro, pero creo que este tipo de emprendedores pueden perderse de la experiencia de trabajar en una empresa que no es suya, conocer y lidiar con jefes que te enseñan qué debes hacer y con otros que te muestran claramente qué no debes hacer en tu empresa, cuando tú seas el líder.

 De igual manera, hay quienes piensan que lo primero es trabajar: asegurar un capital y una ‘estabilidad’ que le permita crear su empresa con la madurez y el conocimiento que le han brindado los varios años de servicio a grandes y diversas compañías. De nuevo esto tiene algo muy positivo y es que esa seguridad de un capital y de una amplia experiencia laboral le va a ayudar al emprendedor a lidiar con los obstáculos y las dificultades que trae consigo el emprendimiento. 

Sin título2 

Sin embargo, si emprender es algo que se pospone y se pospone, puede quedarse en la lista de pendientes, ya que a medida que avanzas en la vida, surgen las responsabilidades, los compromisos y cosas que pueden llevarte a temer y a procrastinar la decisión de dejar la ‘estabilidad’ de un trabajo y un salario fijo, por seguir el sueño de crear tu propia empresa.

Como emprendedor he logrado vivir varios de los momentos mencionados. Desde niño supe que quería crear mi empresa, aunque como mencionaba, creo que si el emprendimiento se promoviera más en los colegios, yo habría descubierto está vocación desde antes y me habría formado desde una edad más temprana.

Durante la universidad y al terminar la universidad me di la oportunidad de emplearme, trabajar y conocer diferentes culturas empresariales y asumir diferentes roles dentro de una organización, al mismo tiempo que encontré en mi salida de la universidad un gran momento para emprender para crear empresas y aprender de cada experiencia. De cada compañía que he creado he aprendido valiosas lecciones, tanto de los éxitos como de los fracasos de las mismas. En este momento tengo una empresa funcionando y estoy creando otra y todos los días me enfrento a los retos y desafíos de emprender.

En conclusión, quiero decirle a todos los emprendedores que no existe un momento ideal para emprender. No importa si eres un niño o un adolescente; un universitario o un recién egresado; si eres la cabeza de un hogar o si eres una persona de la tercera edad. Como dijo Steve Jobs: «El momento es ahora».

Imagen: Shutterstock.

También puede interesarte:

¿Por qué fomentar emprendimiento e innovación en la educación?

EmprendeKIDS, educación para el emprendimiento y la innovación

Luis Miguel Guerrero
    Consultor en innovación empresarial con más de 6 años de experiencia en el diseño y la implementación de modelos y sistemas de gestión de la innovación para la gran y mediana empresa de los sectores de manufactura y servicios. En su carrera ha tenido experiencia en la gerencia de proyectos y la gestión de portafolios de innovación, diseño de nuevos productos y creación de empresas.