Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Comprar carro eléctrico, una decisión que toca pensar dos veces

Comprar carro eléctrico, una decisión que toca pensar dos veces

Cambiar el carro tradicional por un vehículo eléctrico es una decisión que los consumidores todavía no toman con facilidad, ya que temen arriesgarse con una tecnología que aún tiene que pulir muchos aspectos. Leer más

A diferencia de los carros a combustible, que brindan la tranquilidad de poder tanquear en cualquier lugar y a cualquier hora, los carros eléctricos aún no cuentan con la infraestructura necesaria de estaciones de carga suficientes para que sus usuarios puedan hacer viajes largos y no correr el riesgo de quedar varados en la mitad del camino.

Pero el problema no se limita únicamente a suplir la demanda de estaciones de carga. Modelos como el Miev de Mitsubishi, el Leaf de Nissan, el Modelo S de Tesla, el Volt de Chevrolet o el I3 de BMW cuentan con diferentes cargadores y baterías que hacen aún más difícil la tarea de cargar el vehículo.

Otra preocupación que hace tambalear la decisión de cambio es el poco tiempo que dura la carga del vehículo entre un viaje y otro. Las personas no saben si la batería que tiene su carro será suficiente para llegar a su destino o si se les acabará tan pronto como la de su celular.

Además de los problemas de infraestructura ya mencionados, la decisión de compra también se ve afectada por el tiempo. En un mundo que se mueve a una velocidad tan acelerada, las personas no quieren que cargar su vehículo demande tantas horas, como lo exigen los modelos actuales. La gente necesita que su medio de transporte se cargue de forma más rápida. Los carros están diseñados para ahorrar tiempo en el desplazamiento, no para quitarle horas valiosas a sus dueños.

Fuente de la imagen: evstores.co.uk

 

Una posible solución a la vista

La iniciativa  The Electrical Vehicule-Smart Grid Interoperability Center está enfocada en crear estándares comunes y globalizados de cargadores para carros eléctricos, de modo que las personas puedan atravesar fronteras sin la angustia de no saber dónde cargarán la batería de su vehículo.

Por su parte, en la Universidad de Stanford, ingenieros del laboratorio del profesor Richard Sasson propusieron una solución: que el carro eléctrico se pueda recargar en movimiento. ¿Cómo? La propuesta de este grupo de investigadores, según muestra un artículo de la BBC, es crear ‘vías recargables’ a través de una técnica de acoplamiento de resonancia magnética, que por medio de ondas cargaría a los vehículos mientras están andando. Para hacerlo,  la idea es usar el metal que se encuentra en la mezcla base de asfalto de las carreteras como transmisor y que, a su vez, el metal del chasis del vehículo se convierta en el receptor de la energía. La viabilidad de esta tecnología está siendo aún contemplada y puede tardar no años sino décadas en confirmarse.

Aunque la revolución de los carros eléctricos sea un gran avance en tecnología, los usuarios a quienes va destinado aún tienen mucho que evaluar. Como en toda inversión hay pros y contras. Sin duda la adquisición de un carro eléctrico también tiene sus ventajas:  se contribuye al cuidado del medio ambiente y en el largo plazo el costo de carga, frente al costo de la gasolina, no aumentará de manera crítica. En última instancia, la decisión de comprar un vehículo eléctrico estará en manos del consumidor después de analizar todas las alternativas. ¿Estaría usted dispuesto a cambiar su carro a combustible por un carro eléctrico?  

Imágenes:

www.evstores.co.uk/files/2013/05/electric-car-charging.jpg

www.bbc.com/future/story/20130903-universal-plug-for-electric-cars/1 (Captura de pantalla) 

Camila Alicia Ortega Hermida
    Obsesionada por el futuro de la educación, la relación entre el aprendizaje y la tecnología como un vehículo para transformar al mundo por medio del emprendimiento y la innovación social.