Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
7 razones por las que su empresa debe tener un comunicador profesional

7 razones por las que su empresa debe tener un comunicador profesional

Un insumo fundamental para dar credibilidad y proyección a su empresa, y afianzar las redes que permitan consolidar su imagen en los distintos públicos a los que se dirige.Leer más
Daniel Colombo

“¿Por qué nuestra web hace 6 meses que no se actualiza?” “¿Quién escribió este texto, que no tiene nada que ver con lo que nosotros hacemos?” “¿Cómo logro que toda nuestra gente, en toda la operación, se entere por nosotros de las noticias de la empresa?” “¿Cómo puede ser que en los medios salga siempre nuestra competencia, y nosotros no?” “¿A nadie se le ocurrió que debemos tener presencia en las redes sociales?” “¿De qué forma levantamos este rojo que tenemos en nuestras finanzas?”

¿Le suenan conocidas algunas de estas preguntas? Si ha respondido que sí al menos en un caso, es hora que considere en contratar al mejor profesional en comunicaciones para que trabaje junto a su empresa.

Las organizaciones de hoy se han vuelto más complejas y competitivas. La usina del rumor interno (el “radiopasillo” en Argentina, “El correo de las brujas” en Chile, por citar dos ejemplos), la difusión de sus noticias o informes sectoriales; las campañas de RSE y su impacto y compromiso social; los proyectos y la proyección de ventas,  necesitan de alguien que articule, modere las conversaciones internas y, sobre todo, extraiga lo mejor para crecer y dirigirse hacia la excelencia en su operación cotidiana.

Estas responsabilidades estaban asignadas hasta no hace mucho tiempo a una excelente secretaria ejecutiva, o al gerente de cada sector. Hoy, sobrepasados en su capacidad operativa por la diversidad de tareas que hay que realizar, es necesario profesionalizar la cadena de valor.

Y para dar valor, hay que contar con los profesionales idóneos. Tanto es así que a usted no se le ocurriría llamar a un comunicador para entablar una demanda jurídica, o a un contador para crear los contenidos de su web y redes sociales, el rol del comunicador profesional es un insumo fundamental para dar credibilidad y proyección a su empresa, y afianzar las redes que permitan consolidar su imagen en los distintos públicos a los que se dirige.

Aquí van 7 de las razones por las que hoy, más que nunca, se hace imprescindible contar con un profesional de excelencia en comunicación e imagen de su proyecto.

  1. Crear conversaciones de valor:  el profesional será el encargado de dialogar con los distintos públicos y, desde allí, sacar un jugoso contenido para volcarlo en su estrategia de negocios.
  2. Preparar los mensajes claves: esos que toda la empresa adoptará como lemas y como filosofía, y que le permitirán consolidar su imagen pública. Que no es otra cosa que percepciones.
  3. Generará contenidos de valor: para la web, las redes sociales, los materiales de comunicación interna y externa –como hacia los medios de comunicación-.
  4. Fortalecerá los vínculos internos y externos existentes. Detectará fugas de energía y a la vez, incorporará muchas de esas fugas como insumos interesantes para seguir creciendo y progresando hacia su meta corporativa.
  5. Manejará la comunicación interna: quizás en coordinación con el responsable de recursos humanos, establecerán una estrategia para que los públicos, mensajes y canales internos estén tan alineados, que a nadie le quepan dudas sobre qué hace su empresa, cuál es el rol individual dentro de ella, y cómo pueden potenciarse, todos. En el final del camino, todos ganan.
  6. Dialogará con empresas, cámaras sectoriales; establecerá metas para participar en ferias y exposiciones; y será el responsable del relacionamiento externo para fortalecer aún más el desempeño de sus negocios.
  7. En época de vacas flacas, ayudará con la concordancia de mensajes, la bajada estratégica, creativa e innovadora de las ideas del board directivo, y contribuirá a mantenerse vigente aún en momentos de crisis.

Recuerde que, en comunicación, no comunicar también comunica. Por lo tanto, a partir de estas líneas, la decisión es suya: seguir haciendo lo mismo de siempre, o dirigirse a un camino de crecimiento, sostenido y progresivo, o bien, pasar desapercibido para el mercado. Quizás sea usted técnicamente excelente, aunque es posible que se esté perdiendo fantásticas oportunidades al no contar con un profesional de comunicaciones que se encargue de darle brillo y lucimiento a tanto esfuerzo y dedicación.

Lea También:

Todo lo que necesita saber para sacarle el mayor provecho a LinkedIn

¿Cómo pelear mano a mano con el nuevo algoritmo de Facebook?

Daniel Colombo
    Experto en comunicación, relaciones públicas y marketing. Coach de equipos, alta gerencia y profesionales; speaker motivacional. Autor de 14 libros y cursos.