Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
La cicloruta futurista de Londres: una vía flotante de 250 kilómetros

La cicloruta futurista de Londres: una vía flotante de 250 kilómetros

La firma arquitectónica Norman Foster pretende construir una cicloruta elevada de aproximadamente 250 kilómetros en la capital británica. Leer más

SkyCycle es el nombre de la red de ciclorutas diseñada por Norman Foster en asocio con Exterior Architecture y Space Syntax. El proyecto consiste en una serie de vías elevadas que estarían suspendidas sobre las líneas del tren y los techos de la de la capital del Reino Unido.

La cicloruta contaría con más de 200 rampas de acceso, vías de 15 metros de ancho y una capacidad para transportar alrededor de 12.000 ciclistas por hora.

Lea también: Así se verá la ciudadela futurista de Apple en California

SkyCycle Cicloruta futurista de Londres

SkyCycle, la cicloruta futurista de Londres. Imagen: cdn.architecturelab.net

Según un artículo de The Guardian, los diseñadores del ambicioso proyecto aseguran que la cicloruta podría ahorrarle a los ciclistas 20 minutos en sus trayectos cada día.

En primera instancia, el equipo se centrará en la creación de una ruta de prueba de 6.5 kilómetros que iría desde Stratford hasta Liverpool Street Station y que costará alrededor de 200 millones de libras esterlinas (636.856 millones de pesos).

El proyecto de Foster busca convertirse en un modelo que pueda replicarse posteriormente en otras ciudades de Europa. Según afirma Sam Martin de Exterior Architecture a The Guardian: «El sueño es que una persona pueda despertarse en París y manejar su bicicleta hasta Gare du Nord. Después tomar el tren hacia Stratford y montar su bicicleta hasta el centro de Londres en minutos, sin tener que preocuparse por camiones ni carros».

Imagen de previsualización de YouTube

SkyCycle pretende mejorar la experiencia de movilidad de los ciudadanos que han adoptado la bicicleta como medio de transporte. Las vías no solo reducirán la duración de los trayectos, sino que también le permitirán a los ciclistas alejarse del ruido, el smog y el peligro al que muchas veces están expuestos en las calles. Si quieren darse una idea de cómo se verán algunas de las principales ciudades del mundo en unos años, más vale tener en la mira los resultados de esta iniciativa. Al fin y al cabo se trata de una solución para el que será el vehículo del futuro: la bicicleta.

Lea también:

The Copenhagen Wheel, una bicicleta inteligente diseñada en MIT

Water Bench, la silla que recolecta agua para suplir necesidades locales

Ahora los vehículos eléctricos se cargarán por wireless

Camila Alicia Ortega Hermida
    Obsesionada por el futuro de la educación, la relación entre el aprendizaje y la tecnología como un vehículo para transformar al mundo por medio del emprendimiento y la innovación social.