Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
¿Qué es el Co-Branding y por qué ponerlo en práctica?

¿Qué es el co-branding y cómo está cambiando el diseño de marca?

Las marcas también pueden hacer uso de aquél viejo adagio: «la unión hace la fuerza». Analizamos qué es el Co-Branding, cómo puede utilizarse y por qué debería hacerse.Leer más

Las estrategias de branding están diseñadas para crear una ventaja competitiva sobre otras marcas a través de recursos y tácticas que les dan una identidad clara y reconocible. Una estrategia cada vez más utilizada por varias compañías es la de asociarse a otras organizaciones para lanzar un producto o un servicio en conjunto. Esa estrategia es conocida por muchos como co-branding.

Las alianzas de una marca con otra, o incluso con personalidades como artistas, deportistas, diseñadores u otros que cuentan con su propia «marca personal», tienen el objetivo de expandir el alcance de una compañía, teniendo como máxima el beneficio para las dos o más partes involucradas, especialmente en términos de generación de valor e impacto positivo en las mentes de los usuarios.

Al momento de sumar esfuerzos

Tom Blackett y Bob Boad, describen en su libro Co-Branding: The Science Of Alliance [Co-Branding: la ciencia de las alianzas], una serie de formas de colaboración que pueden construirse entre varias marcas:

Co-Branding de conocimiento

El propósito de esta alianza es más cognitivo que financiero. Generalmente las uniones en este nivel se dan con el objetivo de expandirse en nuevos territorios gracias al acceso de datos demográficos y tendencias de consumo que pueden intercambiar las marcas. Un ejemplo postulado por los autores son las alianzas entre tarjetas de crédito y aerolíneas, en las que la información compartida por los dos y el acceso a beneficios exclusivos atrae a nuevos usuarios para ambas organizaciones.

Confirmación y promoción de valores

La producción de valor es la principal meta de este tipo de co-branding. Las marcas apoyan y patrocinan mutuamente valores positivos de la otra en los consumidores, lo que logra que éstos se sientan más a gusto, aumente su fidelidad y logren crear un efecto «voz a voz» positivo alrededor de ciertos productos y servicios de las mismas.

De esta manera, como ndican Blackett y Boad, marcas de electrodomésticos como GE o Samsung pueden recomendar o rectificar productos como limpiadores, detergentes u otros asociados.

Co-Branding de ingredientes

Esta es la forma más utilizada de co-branding y consiste en crear alianzas para sacar nuevos productos al mercado como resultado de la unión de recursos entre dos marcas.

En este caso la unión debe estar ligada no sólo a la producción sino también a la congruencia entre los valores de los dos (o más) actores de la asociación.

Un ejemplo de cómo funciona este tipo de co-branding es la unión entre restaurantes de comida rápida y productos que se pueden adquirir en el supermercado. Por ejemplo, en McDonald’s podemos comer helados con M&M’s u Oreo.

Otro es la unión entre constructores de computadoras y desarrolladores de procesadores y software, como es el caso de Intel y Toshiba, una alianza que ha funcionado para crear buenos productos tecnológicos y geniales campañas en las que ambas marcas se unen para generar valor, como lo demuestran las series web que han creado juntas a través de Inside Films.

Imagen de previsualización de YouTube

Co-Branding de competencias complementarias

Esta es la táctica de co-branding que mayor impacto puede generar y se enfoca en la creación de un producto totalmente nuevo desarrollado por los dos partidos en su totalidad, enfocado en la generación de valor a través de la sinergia que se pueda crear entre dos compañías.

Nike y Apple, por ejemplo, se unieron para crear un único producto, un sensor para corredores ligado a una aplicación disponible en iPods y iPhones que hace las veces de entrenador personal. Así, lograron un dispositivo que identificara lo mejor de las dos marcas: de la primera sus productos para hacer ejercicio y sus valores positivos, sumados a la versatilidad y movilidad del iPod de la segunda.

Imagen de previsualización de YouTube

En esta categoría pueden entrar las uniones entre compañías y personas. Al momento de presentarse una unión entre una marca y una «marca persona» las relaciones generalmente son una actividad de tercerización, en donde una gran compañía busca el talento creativo de un individuo, o en algunos casos de un colectivo de personas, para crear un nuevo producto o una nueva campaña. Ejemplo de ello es el caso de Mercedes y Tinie Tempah en el que en compañía del músico, la marca automotriz generó una serie de actividades que permitían a las personas crear ‘remixes’ de audio.

Imagen de previsualización de YouTube

También cabe destacar el caso de Mtn, una marca de pinturas en aerosol, que trabaja de la mano de artistas urbanos para posicionarse dentro de su nicho.

La diferenciación y la innovación que proyecta la unión entre marcas es sin duda una gran táctica para saltar a la vista de nuevos usuarios y de reforzar las relaciones con los ya existentes, ya que al llevar a cabo alianzas se abre el espectro de posibilidades que puede explorar una compañía en términos de desarrollo, lo que la mantiene vigente en el mercado gracias a la continua renovación y a la adquisición de nuevos territorios y usuarios como resultado del co-branding.

Puede ser un nuevo territorio para muchas marcas y compañías, pero sin duda es una gran opción a la hora de generar nuevas formas de comunicación con los usuarios y de encontrar caminos alternativos para enfrentar a la competencia.

Imagen: shutterstock.com

También puede interesarte

¿Cómo construir una marca destino inolvidable?

Ron, comics y storytelling

 

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.