Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
MACH, un entrenador digital para mejorar las habilidades sociales

MACH, un entrenador digital para mejorar las habilidades sociales

El MIT desarrolló un ‘chatbot’ llamado MACH “My Automated Conversation coacH”, un asesor digital que simula una conversación con los usuarios y les da feedback para mejorar sus habilidades sociales.Leer más

De forma paradójica ahora los computadores se encargarán de entrenar a las personas para mejorar las habilidades sociales que la tecnología les ha quitado. En el proceso de comunicación interpersonal, los gestos y movimientos son en muchos casos más relevantes que las mismas palabras. Sin embargo, gracias a la comunicación por medio de Internet, las personas han perdido algunas de estas habilidades.

Un robot de charla o ‘chatbot’ es un programa informático diseñado para simular una conversación inteligente con uno o más usuarios ya sea de modo escrito u oral. El avatar de MACH ve, oye y toma decisiones sobre el curso de la conversación con base en la interacción que se esté desarrollando. Por medio de una webcam el sistema analiza el tono de voz de la persona, la modulación y el énfasis que haga en determinadas palabras. Así mismo monitorea los movimientos y expresiones faciales como la sonrisa. Gracias a su capacidad de reconocimiento de voz en tiempo real, MACH cuenta las muletillas que sean utilizadas durante la conversación y la velocidad con la que se habla.

Al terminar la conversación el chatbot mostrará un completo resumen sobre la efectividad de la comunicación de la persona, quien tendrá la posibilidad de ver una grabación suya de cada conversación que tenga con MACH. Debido a que la mejora de las habilidades de interacción social es un proceso, el usuario también tendrá acceso a un informe de su evolución entre un período de tiempo y otro.

Fuente Imagen: http://www.youtube.com/watch?v=krdwB8bfXLQ (captura de pantalla)

Fuente Imagen: http://www.youtube.com/watch?v=krdwB8bfXLQ (captura de pantalla)

En un experimento realizado por el MIT, 90 estudiantes tuvieron entrevistas laborales antes y después de una conversación con el software. El desempeño de los estudiantes en las entrevistas post MACH fue mucho mejor que en la sesión previa, lo cual reveló que el software mejora realmente las interacciones sociales de quienes lo usen.

El sistema está disponible por ahora de manera local, pero se espera que en menos de un año se pueda acceder a él en la web. Aunque MACH no es el primer proyecto de “personas virtuales”, sí es el primer software de este tipo que busca entrenar a quienes lo utilicen.

Resulta controversial pensar que la forma de entrenarse para salir al mundo físico sea por medio del aislamiento y la individualización. La desnaturalización de las dinámicas de interacción social, que generalmente se construyen en sociedades, es un fenómeno que se ha venido dando desde la llegada de la era digital. Todos los procesos que antes se daban de forma prácticamente instintiva se han visto alterados por la cercanía de la tecnología que nos permite controlar, editar, reeditar y perfeccionar cualquier forma de comunicación antes de que le llegue al receptor.

Pero por mucho que la era digital haya permeado nuestras vidas, la comunicación humana es un recurso muy intrincado que el sistema nunca va a poder igualar ni mucho menos superar, pese a los esfuerzos por lograrlo.

No debe haber un foco de desarrollo en reemplazar a las personas, sino en proporcionarles medios para facilitar sus actividades. De lo contrario en un futuro no muy lejano las máquinas intentarán enseñarnos cómo ser humanos.

 Imagen de previsualización de YouTube

Juliana Price Albornoz
    Creo en la interacción humana como principio fundamental para existir. Hoy la web nos invita a participar y agruparnos construyendo espacios colaborativos para crear un mundo mejor. Si bien pertenezco a la era digital, me apasiona descubrir todos los días que la imaginación es un recurso inagotable que permite el desarrollo de ideas sorprendentes.