Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Liderar en la línea de fuego

Liderar en la línea de fuego

¿Cómo actuar ante situaciones problemáticas? Ronald Heifetz y Marty Linsky nos hablan en su libro Leadership on the line sobre cómo liderar en la línea de fuego y cuáles son los riesgos al tomar el desafío de hacerlo.Leer más

Estos dos profesores de Harvard y consultores de alto nivel ofrecen una mirada a cómo hacer una diferencia en los momentos más difíciles. Mediante ejemplos y experiencias de diferentes sectores, Heifetz y Linsky presentan estrategias sencillas para navegar por los estrechos peligros del liderazgo y encontrar soluciones.

Diariamente tenemos la oportunidad de hacer la diferencia como líderes, pero muchos dudamos en ejecutar acciones de cambio por miedo a ser cuestionados. La razón es que el verdadero liderazgo puede ocasionar dolor y vergüenza a algunas personas:

«Liderar es vivir peligrosamente»,  afirma Heifetz.

Aquel que se proclame como líder debe tener claro que el verdadero liderazgo es aquel que identifica un conflicto y busca solucionarlo; aquel que se atreve a cuestionar paradigmas y viejas costumbres, ese que crea nuevas formas de actuar, trabajar y dar solución a los problemas; finalmente, es el que fortalece la mente, el corazón y el alma para enfrentar con prudencia, pero con decisión, los ataques personales y profesionales que conlleva el verdadero liderazgo.

El liderazgo no debe confundirse con capricho. Quien lidera y asume el reto de transformar positivamente su comunidad, su familia o su país, lo hace sin importar las implicaciones que ello pueda tener en sí mismo. La prioridad ha de ser el bienestar de los demás, del equipo, de la familia, de la sociedad. Como bien lo explican Heifetz y Linsky en su libro Leadership on the line:

«El objetivo del liderazgo es mejorar la calidad de vida de la gente. No hay que perder de vista esta sencilla pero esencial definición del propósito de los líderes. Todo lo que hagan debe traducirse en un beneficio concreto en la cotidianidad de la gente».

shutterstock_197717057

Estos dos autores afirman que el liderazgo es un arte improvisacional. Se deben tener y mantener la visión, los valores y las estrategias, pero en el día a día se deben ejecutar maniobras tácticas que respondan a la volatilidad de las circunstancias. En eso consiste el liderazgo adaptivo, adaptarse a los problemas y resolverlos haciendo uso no solo de nuestra experiencia, sino también de nuestra intuición.

Por último, los autores señalan que «sin el aprendizaje de nuevas maneras – cambio de actitudes, valores y conductas – la gente no puede dar el salto de adaptación necesarias para prosperar en el nuevo entorno». Es por ello que todo lo que tenga que ver con cambios importantes en el corazón, la mente y los hábitos de las personas, no es solo un mero asunto técnico; requiere de personas que deseen interiorizar esos cambios y que sean capaces de transformarlos en herramientas y habilidades para lidiar y encontrar solución a las situaciones más difíciles.

Carolina Rojas Rincón
    Tengo poco que decir y mucho que aprender. Apasionada por el fútbol, interesada en entender y desarrollar como la pasión de un deporte puede influir en la vida de las personas. Me encanta liderar y ser voluntaria en actividades altruistas y de conocimiento.