Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Energía producida por niños para generar electricidad

Energía producida por niños para generar electricidad

Empowered Playgrounds es una iniciativa que busca convertir la energía que producen los niños cuando juegan en electricidad para brindarles luz a las zonas rurales de Ghana.Leer más

Empowered Playgrounds Inc. (EPI) es una organización sin ánimo de lucro que pretende darle luz a las villas rurales de Ghana utilizando la energía que producen los niños al jugar y convirtiéndola en electricidad. Con el apoyo del Ministerio de Educación de Ghana, EPI selecciona a los colegios beneficiados, que reciben toda la infraestructura necesaria para que los niños, a través del juego, obtengan luz para estudiar en el día en las escuelas y de noche en sus casas.  

El primer rayo de luz para Ghana

¿Qué pasaría si la energía de los niños al jugar fuera aprovechada y pudiera convertirse en luz para las escuelas? Esta fue la pregunta que se planteó Ben Markham, ex vicepresidente de ingeniería de ExxomMobile, después de vivir 18 meses como voluntario en Ghana, en donde observó la oscuridad con la que los niños aprendían en las escuelas. Desde ese momento, Markham empezó a desarrollar un proyecto el cual le daría luz a las villas rurales de Ghana, a través del juego de los niños.

Con ayuda de la Universidad de Brigham Young de Utah, Estados Unidos, y el ingeniero africano, Kweke Anno, quien ayudó a convertir el diseño para usarse con materiales locales, el concepto fue probado en Ghana. El 14 de abril de 2008 se instalaron los primeros juegos infantiles en un colegio rural del país africano. Un año después, ya eran veinte las escuelas que producían electricidad con la energía de los niños. En el 2010, EPI se alió con la empresa norteamericana Energizer, para fabricar linternas LED exclusivas para las escuelas beneficiadas, y con Playworld System Inc., una compañía reconocida a nivel mundial por la fabricación de juegos infantiles, para proveer materiales más recientes. Desde ese momento, EPI se ha encargado de expandir el rayo de luz a muchas más escuelas de Ghana, proporcionándoles a los estudiantes un mejor aprendizaje.

Fuente de la imagen: emplay.squarespace.com/timeline/?SSSCrollPosition=0

Fuente de la imagen: emplay.squarespace.com/timeline/?SSSCrollPosition=0

 La energía transformada en electricidad

¿Cómo funciona? Mientras que los niños juegan, una porción de su energía es capturada y convertida en electricidad que es luego utilizada para cargar las linternas LED portátiles, que permiten hasta cuarenta horas de luz entre cada recarga. La rueda tradicional funciona como un molino de viento, que genera energía cinética. El equipo de EPI también cuenta con paneles solares que previenen la descarga de la batería de las linternas durante las vacaciones, cuando la energía de los niños se ausenta. Estos paneles aprovechan la energía de la radiación solar para generar electricidad.

Generando el cambio

Más de 500 millones de personas viven sin electricidad en los países de África que se encuentran al sur del desierto del Sahara. La iniciativa de EPI puede ser el primer paso para que otras personas de buena voluntad empiecen a generar el cambio en este continente. Los estudiantes de las zonas rurales de Ghana usan las piedras para aprender matemáticas y practican sus lecciones escribiendo en la arena. Al ver esto, el proyecto de Markham se compromete también con la educación, con el programa hands-on-learning, que brinda a los estudiantes la oportunidad de vivir un laboratorio de ciencia con materiales que los niños africanos jamás habían visto, para que experimenten un método de enseñanza innovador y diferente.

Spread the word  

EPI invita a la gente a correr la voz del proyecto para que personas de buena voluntad se involucren de diferentes maneras a la causa. Se pueden hacer donaciones para la creación de nuevos juegos infantiles; patrocinar un colegio, creando un grupo de amigos, familiares o conocidos que donen 1.000 dólares mensuales para implementar el modelo en una nueva escuela de Ghana; abanderar un evento para dar a conocer el proyecto, bien sea en su trabajo, su comunidad o su iglesia. Por su parte, las empresas también pueden contribuir de manera directa, creando programas de donación para organizaciones sin ánimo de lucro, de tal manera que cada empleado done un pequeño porcentaje de su sueldo. Para EPI, además del dinero, también es importante que personas creativas propongan formas innovadoras de difundir la voz a través de expresiones como el diseño gráfico, la publicidad, entre otras.

Fuente de la imagen: emplay.squarespace.com/join-in/

Fuente de la imagen: emplay.squarespace.com/join-in/

Este proyecto puede convertirse en una solución no solo para las escuelas rurales sino para toda la población de Ghana que carece de electricidad. Desarrollar una infraestructura completa con torres de energía y cableado es sumamente costoso y los países al sur del Sahara no cuentan con los recursos necesarios. Empowered Playgrounds propone no solamente una mejoría en la educación, sino también una solución para las comunidades que carecen de luz. Esperemos que en unos años, el modelo de EPI pueda ser implementado en otros países y continentes, en rincones donde la oscuridad siempre está presente. Es momento de que las entidades gubernamentales de todo el mundo pongan sus ojos en proyectos como Empowered Playgrounds, que genera el cambio gracias a personas y organizaciones de buena voluntad que aportan luz a los niños, con el único interés de recibir una sonrisa a cambio.

Fuente imágenes:

emplay.squarespace.com/sponsor-a-school/

emplay.squarespace.com/timeline/?SSSCrollPosition=0

emplay.squarespace.com/join-in/

 Imagen de previsualización de YouTube

Camila Alicia Ortega Hermida
    Obsesionada por el futuro de la educación, la relación entre el aprendizaje y la tecnología como un vehículo para transformar al mundo por medio del emprendimiento y la innovación social.