Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
El lado humano de la impresión 3D

El lado humano de la impresión 3D

La impresión 3D hoy en día ha avanzado gracias a nuevas técnicas de fabricación que las han masificado lentamente. Sin embargo, aún muchos se preguntan si ésta es útil más allá del diseño o las industrias creativas. Les mostramos algunos ejemplos de cómo puede mejorar la calidad de vida de las personas.Leer más

Las impresoras 3D son dispositivos que permiten hacer modelado en tres dimensiones de objetos generados a través de un computador gracias al uso, generalmente, de plástico. Después de un par de proyectos exitosos en Kickstarter, la tecnología entró en su boom y ahora parece que todos los días se crean nuevos objetos y nuevas soluciones gracias a estas impresoras. Aún así, hay varios escépticos frente a su funcionalidad, sobre todo en términos de sectores distintos a los del diseño, la ingeniería o el entretenimiento en donde modelos son muchas veces necesarios.

Imagen de previsualización de YouTube

Sin embargo, es importante recalcar que el modelo de fabricación que introdujo esta tecnología tiene tres ventajas fundamentales que pueden ser aprovechadas en varios sectores: es de bajo costo tanto en equipos como en materiales, es adaptable a las necesidades específicas que surjan de frente a distintos problemas, y es rápido. ¿Cuál es el ingrediente secreto? La creatividad.

Alrededor de agosto del año pasado, Mick Ebeling, CEO de Not Impossible Labs, un laboratorio de co-creación enfocado en encontrar soluciones a emergencias sanitarias a través de la tecnología, inició un proyecto que cambiaría la vida de otros por medio de la impresión 3D.

Todo inició al ver la historia de Daniel, un joven habitante de Sudán que perdió los brazos a causa del conflicto en su país. Mick, entonces, decidió hacer algo al respecto, y con el apoyo de la compañía de innovación Intel logró no sólo visibilizar su caso, sino otros cuantos en el país y además enseñar a los habitantes locales los procesos para lograr fabricar prótesis ellos mismos:

Imagen de previsualización de YouTube

La propuesta de Ebeling tiene el gran valor de encontrar soluciones dentro de su creatividad, permitidas en el largo plazo por las ventajas que la impresión 3D ofrece para el desarrollo de soluciones médicas.

Como este hay otros casos que han logrado integrar la nueva tecnología al objetivo de garantizar una mejor calidad de vida. Recientemente investigadores y doctores de la facultad de medicina de la Universidad de Michigan salvaron la vida de un bebé gracias a la impresión 3D. Kaiba, un pequeño con una condición poco común que afectaba su capacidad para respirar, fue salvado gracias a una solución sencilla y práctica:

Imagen de previsualización de YouTube

En este caso es interesante ver cómo pueden existir distintos materiales que se pueden utilizar para cumplir funciones dentro del cuerpo humano y para su beneficio, como el biopolímero utilizado en la cirugía de Kaiba, procedimiento que ha sido realizado un total de dos veces siempre con éxito.

¿Hacia dónde va esta tecnología? La experimentación con varios materiales es uno de sus principales focos, y entre ellos el desarrollo de materiales biológicos promete ser uno de los grandes avances en medicina del siglo XXI. Uno de los casos más prometedores está ligado a la investigación de Andrew Bonassar, profesor de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Cornell en Ithaca, New York, que ha logrado producir «tinta» para una impresora 3D a partir de células vivas que forman cartílago como el que tienen las orejas naturalmente.

Imagen de previsualización de YouTube

La evolución en sistemas de «bio-impresión» se da a pasos agigantados, ya que puede ser una forma eficiente de solucionar problemas médicos, no sólo a nivel de prótesis sino que podría prolongar la vida de alguien que está en lista de espera para un transplante o que necesite reconstrucción de tejidos en sus órganos.

La innovación se dirige hacia crear mejores máquinas, adaptables a distintos tipos de «tintas» que puedan ser de carácter biológico y por lo tanto que se puedan acoplar sin dificultad al cuerpo humano. Reemplazar cartílagos dañados, órganos e incluso huesos por medio de impresoras 3D implica que, al tener mejores soluciones a un menor costo, un gran número de personas que sufren de este tipo de problemas se vean beneficiadas por esta tecnología.

Parece algo salido de ciencia ficción, pero la impresión 3D es una gran herramienta que llevará a la obtención de una mejor calidad de vida si se sigue innovando en ese camino, y es muy posible que incluso las personas puedan, como en el caso de Daniel y su comunidad, imprimir sus propias prótesis en caso de necesitarlas.

 Imagen: notimpossiblenow.com

 Lea también:

¿Cómo funcionan las impresoras 3D? 

Científicos crean vasos sanguíneos artificiales por impresión 3D

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.