Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
El aula de clase del futuro

El aula de clase del futuro

¿Cómo serán los espacios de aprendizaje el día de mañana? ¿Qué cambios traerá la implementación de la tecnología en el aula de clase? Aquí le ayudamos a contestar sus preguntasLeer más

Para nadie es un secreto que la tecnología ha transformado muchos aspectos de la educación, pues ha brindado nuevas herramientas que permiten personalizar los procesos, mejorar la administración del contenido académico y la posibilidad de acercar a los estudiantes y a los profesores. Esto ha dado paso a que el espacio físico donde ocurre el aprendizaje se adapte a las necesidades emergentes de maestros y alumnos.

Es por esto que aquí se plantean algunas ideas de cómo lucirá el aula de clase del futuro, basándose en investigaciones realizadas por compañías como Intel y en las buenas prácticas que se están llevando a cabo en algunas instituciones educativas, en donde la tecnología y el acceso a Internet juegan un papel fundamental, permitiendo implementar nuevas metodologías de enseñanza como el Project Based Learning o el Flipped Learning en las cuales se empodera a los estudiantes para que sean los dueños de su propio proceso de aprendizaje.

Imagen de previsualización de YouTube

Un espacio colaborativo, online y offline

Una de las características fundamentales que deberán tener los espacios físicos de aprendizaje del futuro es la posibilidad de que tanto estudiantes y profesores puedan co-crear y co-aprender estando dentro de ellos. En otras palabras, es necesario que la disposición del lugar permita el trabajo en equipo y la colaboración entre pares.  

Una institución que ha sabido adaptar sus espacios para que esto sea posible es el Ritaharju School, de Finlandia, que cuenta con ‘Lugares de Aprendizaje Abiertos’ que consisten en aulas de clase que tienen paredes corredizas que se adaptan según el número de alumnos y los requerimientos de los proyectos colaborativos. Otro ejemplo es el Alt School, un colegio de educación primaria ubicado en San Francisco que cuenta con un único salón de clase donde las mesas son colocadas en en círculo, hay colchonetas y las paredes son coloridas, lo que da paso a un ambiente divertido, agradable y acogedor en donde se realizan la mayoría de las actividades académicas.  

Lea también: Apps for Good convierte a niños en emprendedores sociales

Pero además de que los lugares den la posibilidad de intercambiar ideas y recibir apoyo de otros, es importante que la colaboración también se dé en el entorno online en las horas de clase. Un ejemplo es Edu Clipper, una plataforma que permite recopilar información encontrada en Internet, compartirla con otros y crear un portafolio donde se almacenen todos los trabajos realizados, tanto de manera individual como grupal.

Imagen de previsualización de YouTube

Una clase equipada con tecnología

En el aula de clase del futuro será necesario que existan los equipos requeridos para que cada alumno pueda acceder al conocimiento a su ritmo. De igual manera, esto da pie para crear un ambiente educativo en donde los estudiantes estén comprometidos y motivados y en donde se fomente el sentido de curiosidad, se potencialice la creatividad y el pensamiento crítico.

Un dispositivo diseñado para transformar los espacios de aprendizaje del siglo XXI es el 2 en 1 de Intel, desarrollado por Intel Education Solutions, que permite realizar distintas tareas académicas como escribir informes, tomar fotografías, dibujar, hacer ejercicios matemáticos, llevar a cabo experimentos científicos, entre otras opciones, gracias a que combina la practicidad de una tablet con la funcionalidad de una laptop.

Más allá de un hardware

Además de que los espacios de aprendizaje del futuro cuenten con un hardware adecuado con el se pueda equipar a todos los estudiantes, es necesario tener un software que pueda fomentar la colaboración entre ellos, la comunicación eficaz entre maestros y alumnos y que pueda brindar herramientas que enriquezcan las lecciones académicas.

Por ejemplo, lo que realmente hace diferente al dispositivo 2 en 1 de Intel es su interior, es decir, su software, pues cuenta con aplicaciones educativas como Kono, que permite explorar contenido académico; SPARKvue, que brinda la posibilidad de analizar datos científicos y matemáticos; My Notes, en donde se pueden crear apuntes virtuales, entre otros.

Además, las herramientas digitales como Classroom Management pueden mejorar la metodología de enseñanza de los profesores en la hora de clase ya que ayudan a monitorear a cada alumno individualmente o en grupos, creando una dinámica más fluida donde los maestros puedan conocer quién necesita ayuda o en qué etapa del proyecto se encuentran para brindar asesorías personalizadas.

Imagen de previsualización de YouTube

Si bien aún falta mucho tiempo para que las aulas se conviertan en espacios cien por ciento colaborativos, tecnológicos e interactivos, es momento de comenzar a divisar lo que será la educación en un futuro donde los maestros guiarán el proceso de aprendizaje, las metodologías de enseñanza dejarán de lado la figura autoritaria y los cronogramas rígidos, y los estudiantes tendrán la posibilidad de tomar decisiones que definan su educación en un lugar físico que les brinde oportunidades que antes no existían.

Es hora de poner sobre la mesa los cambios que podrían darse en las aulas de clase para que el tiempo de las lecciones académicas sea destinado a formar líderes que tengan una mentalidad emprendedora, proactiva, colaborativa y sobre todo con la ambición de crear ideas que tengan un impacto positivo en todas partes del mundo.

¿Te gusta la innovación en educación? ¡Síguenos!

Imagen: Estudiantes de tabtimes.com

Lea también:

«Cultura digital para una vida plena», un reporte del Ministerio TIC 

Editacuja, historias de aprendizaje en múltiples plataformas

Camila Alicia Ortega Hermida
    Obsesionada por el futuro de la educación, la relación entre el aprendizaje y la tecnología como un vehículo para transformar al mundo por medio del emprendimiento y la innovación social.