Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Volver arriba

Arriba

comentarios
Cerebros tecnológicos, un nuevo paso hacia el Internet Of Things

IBM podría cambiar el mundo de la tecnología con este chip

El desarrollo de nuevas tecnologías apuntan hacia una nueva era tecnológica para la que IBM tiene una propuesta: un chip inspirado en el cerebro humano. Leer más

Los procesadores de hoy en día son cada vez más pequeños, más potentes y más importantes en cómo se está moldeando el futuro, cercano y lejano. La producción de súper computadoras, de sensores y otros dispositivos inteligentes están poco a poco moldeando una realidad en la que la conectividad es el objetivo principal: la sociedad del Internet of Things.

Cada vez nos acercamos más a un ecosistema híper-conectado, en donde podremos recolectar datos de las personas, de los animales y hasta de las cosas, pero IBM está haciendo una apuesta interesante en pro de los objetos ‘smart’: un chip neurosináptico que funciona de manera muy similar al cerebro humano.

¿Qué significa esto? Concretamente True North, como se le llama a la nueva generación de procesadores, estarían en la capacidad de recibir información, procesarla y aprender de ella, lo que dejaría de lado el mero aspecto de ‘programación’ de otros que se pueden encontrar en el mercado. Esto que significa que el procesador podría tomar decisiones más racionales y hacer conexiones y relaciones de acuerdo a diferentes estímulos, al mismo tiempo que puede ayudar a las personas a tomar mejores decisiones.

Ahora bien, más allá del uso que pueda dar IBM específicamente a esta nueva generación de procesadores, es importante entender que así como se habla de una funcionalidad mucho más orgánica, también se establece una nueva arquitectura que asemeja más a un cerebro biológico, lo que podría cambiar por completo la manera en que otras compañías desarrollan sus propios dispositivos.

El trabajo que ha llevado a cabo IBM en el desarrollo de la llamada ‘tecnología cognitiva’, es decir, en la producción de procesadores mucho más inteligentes que estén en la capacidad de reaccionar a estímulos y de procesar información de manera más natural, es de considerable importancia para el siempre más cercano Internet of Things e implica un cambio importante en la manera en la que nos relacionamos con dispositivos tecnológicos, algo  que quizás sólo podía ser considerado por la ciencia ficción.

Imagen de previsualización de YouTube

Probablemente no veamos robots interactuar con humanos por la calle en un futuro inmediato, pero lo que sí es cierto es que gracias a este tipo de arquitectura tendremos ciudades, automóviles y hogares cada vez más inteligentes, que pueden mejorar nuestra calidad de vida sustancialmente, al unir la recolección de datos permanente de las máquinas con las capacidades de interpretación de las personas.

Imagen: scienceillustrated.com.au

También puede interesarte:

¿Cómo será Internet en 25 años?

«Smart-Life»: la vida en la era del ‘Internet of Things’

Santiago Arango Sarmiento
    Mucho de geek y algo de ilustrador. Aficionado del diseño y en las filas de la co-revolución. Creo en que trabajando, creando y aprendiendo en comunidad se llega más lejos.